Aleja a tu mascota de la leishmnania y los parásitos

27.04.2021

Muchos propietarios de mascotas sienten aprehensión ante los parásitos: mosquitos, pulgas, garrapatas y otros. De entre todos ellos, el más temido es el denominado flebotomo, el causante de la leishmaniosis, una enfermedad muy grave que podría ser mortal para tu perro y tu gato. Lamentablemente, es una patología bastante común en nuestra casa y se da especialmente en las épocas de más calor.

Cómo se produce el contagio de la leishmania en tu perro

El contagio se produce cuando el mosquito flebotomo hembra pica a un perro después de absorber la sangre de otro ya infectado con el protozoo microscópico llamado leishmania. Es la única forma de transmisión de esta enfermedad considerada sistémica. Esto significa que la leishmaniasis en una mascota contagiada dañará sus órganos vitales según vaya extendiéndose, conduciendo a la muerte. Extrema las precauciones y vigila de cerca el comportamiento diario de tu perro o tu gato. Además, presta atención a algunos de los síntomas más evidentes:

  • Sangrado en la nariz
  • Pérdida de peso y de pelo
  • Cojera
  • Vómitos
  • Fiebre
  • Lesiones conjuntivales
  • Lesiones cutáneas
  • Seborrea
  • Úlceras
  • Crecimiento exagerado de las uñas

Si percibes alguno de estos cambios en tu animal de compañía, piensa en acudir a nuestros veterinarios de Navas en Barcelona. Hazlo también como precaución para que no en todos los casos aparecen indicios visibles de la enfermedad. Recuerda que un diagnóstico a tiempo puede evitar males mayores.

Una enfermedad que no hace distinciones

La leishmania puede darse en cualquier raza canina, aunque es cierto que los más propensos a desarrollarlo son los bóxers y los pastores alemanes. Atendiendo al género, son los machos los más susceptibles de contraer la leishmaniosis. Es muy compleja por lo que no impacta de la misma manera a todos los animales y mientras que la desarrollan otros no lo hacen.

Medidas preventivas contra enfermedades parasitarias en mascotas

Aunque tu perro o tu gato esté plenamente sano, toda protección se puede quedar corta. Como medidas preventivas puedes hacer uso de los collares y repelentes externos o pipetas que encontrarás en el mercado. No son infalibles, pero crean una barrera protectora.

Tampoco la vacuna elimina el riesgo al completo, pero aporta a tu animal de compañía más defensas para afrontar la leishmania en el caso de producirse. Otras recomendaciones que debes seguir es evitar dejar a tu mascota dormir en el exterior, además de evitar los viajes a zonas endémicas.

Recuerda que el contagio de la leishmania en humanos existe. Eso sí, puedes infectarte mediante el mosquito parasitado, nunca para acariciar a tu perro, por una lamida o porque te roya la mano.

Un diagnóstico precoz, determinante contra la leishmania

Realizar un diagnóstico precoz es sumamente importante. Se suele hacer con un test completo de orina y sangre. Los profesionales veterinarios pueden someter tu mascota a otras pruebas relevantes como la conocida IFI o ELISA de leishmania; una citología de médula ósea o una biopsia de tejido. Sólo con un análisis exhaustivo se podrá determinar el positivo o el negativo, además del alcance de la enfermedad.

Tratamiento adecuado para la leishmania

En Centro Veterinario Navas de Barcelona te asesoraremos sobre los productos farmacológicos idóneos, tanto inyectados como orales, como parte del tratamiento contra la enfermedad. Además, tu mascota tendrá que seguir una dieta rica en antioxidantes y proteínas. Posteriormente, los controles serán obligatorios.

Los  veterinarios de nuestra clínica veterinaria en Sant Andreu de Barcelona resolverán todas tus dudas, te ofrecerán diagnóstico y tratamiento para la leishmania y otras enfermedades parasitarias.